¿Cómo mejorar la productividad remota individual?

Las claves para aprender a gestionar con éxito el trabajo remoto individual.
By GABRIELA ORMEÑO GUZMÁN

By GABRIELA ORMEÑO GUZMÁN

¿Cómo mejorar la productividad remota individual?

El desafío de trabajar a distancia implica un re-aprendizaje en la manera de organizarse fuera del lugar de trabajo.

Si, bien trae bienestar el trabajar a distancia, un balance vida trabajo, también trae aparejada una manera de vivir el trabajo en donde hay que amalgamarlo con la vida personal.

Y es que hoy los bordes entre lo laboral y personal se han fusionado, pero eso no significa que tenga que ser negativo, bien gestionado es una fuente altísima de satisfacción personal.

Cómo lograrlo

La estrategia para el trabajo remoto individual es lograr trabajar con productividad en el lugar de trabajo, ya sea en la casa, en un café, en un coworking. Lo cual es un arte, porque cuando se teletrabaja “la manera de hacerlo” depende de cada uno.

Quiere decir que, a nivel individual, el utilizar eficientemente nuestros recursos, nuestro tiempo queda del lado de quién ejecuta las tareas.

No se trata de trabajar hasta altas horas de la noche, se trata de trabajar “inteligentemente” maximizando los recursos, con menos esfuerzo y cumpliendo las tareas.

Y esto se logra con técnicas adecuadas, entrenamiento, práctica diaria y voluntad personal.

Las claves

No hay gestión individual que un líder pueda empujar si no hay una voluntad personal y conocimiento propio.

  • Por eso, el primer clave es autoconocerse, ya que, de esta forma se podrán trabajar las cuestiones que nos hacen menos productivos. Aquí me refiero con actividades que nos alejan de completar la tarea, como perder el tiempo en redes sociales, distraernos con cuestiones que no son importantes, entre muchos otros factores que pueden “desviarnos” de nuestro objetivo.
  • Otro elemento importante para la productividad en el trabajo remoto es establecer una rutina para empezar el día. Recomiendo levantarse, temprano como si normalmente se fuera al trabajo. Esto mantiene a la persona en modo oficina. Desayunar y vestirse, no son cuestiones menores, muchas personas comienzan a trabajar sin haber desayunado sin haberse sacado el pijama.

Es un poco raro, porque esas mismas personas cuando iban a la oficina “se tomaban el tiempo de desayunar” tranquilamente y digo tranquilamente porque se preparaban su café, y demás alimentos y nunca interrumpían su ritual diario.

Sin embargo, en sus hogares lo dejan de hacer. Parece ilógico, pero pasa. Trabajo entrenando personas y es algo con lo que me encuentro una y otra vez en muchísimos casos. Es peligroso extenderlo en el tiempo, porque luego se torna en un hábito difícil de cambiar.

Hay detractores y personas a favor de desayunar, de vestirse, etc. Realmente nuestra mente nos predispone de una forma diferente cuando nos preparamos para el trabajo. No significa usar traje y corbata, pero si ropa cómoda para trabajar, que no sea la misma con la cual se ha dormido, tan sencillo como eso. Ni que hablar del acto de desayunar. No interrumpir estos rituales ayuda a preparase para la jornada de trabajo remota.

  • En relación al lugar de trabajo, es clave determinar un espacio propio para trabajar, ya que se tiene un sector listo y preparado especialmente acondicionado para ello. Todo depende de las comodidades de cada uno, lo recomendable es tener un lugar específico para trabajar, diferente del que se utiliza para descansar en el caso que se trabaje desde el hogar.
  • Otra clave de la productividad cuando se teletrabaja es desglosar el objetivo que se tiene en hitos más cortos que puedan cumplirse en tramos. Esta es una forma efectiva de planificar tareas que sean cumplibles y predispone la automotivación personal.
  • Utiliza gestores de tareas, si ya se tiene uno en la empresa se puede utilizar el mismo en un tablero individual. Si no es el caso porque no han desarrollado todavía el trabajo remoto profesionalmente puedes utilizar tú mismo una herramienta, como TrelloAsana para ordenarte y trabajar productivamente en donde podrás plasmar estas tareas. Como siempre comento, herramientas de este estilo hay muchas en el mercado, utiliza la que te sea más cómoda.
  • Para una buena productividad remota otra clave es no sobrecargarse con tareas, Muchas veces se sobreestima lo que se podrá realizar en el día y se comprometen demasiadas tareas que sabemos, en el fondo, que no podemos completar.
  • Si tienes objetivos desglósalos para ir cumpliéndolo de acuerdo a plazos reales, por eso utiliza el gestor de tareas para poder ordenar tareas y plazos de entrega.
  • Los calendarios, son un aliado de la productividad porque permiten tener delimitados los tiempos de trabajo, las reuniones remotas, y las actividades que surgen en tu vida personal. Tenerlas en una agenda online como Google Calendar, te permitirá integrar la vida personal y laboral en una sola agenda y administrar eficientemente tus tiempos.
  • Descanso, Es clave destinar tiempo al ocio personal y al ejercicio porque fundamentalmente no somos robots, nuestro organismo necesita recargar energía. Esto incluye el dormir bien, ya que favorece la regeneración del organismo, se procesa y consolida la información, entre muchos otros beneficios.

Muchas personas, tienden a “evaporar los tiempos” para trabajar, comer y dormir y esto mata la productividad personal

  • El móvil, es fuente de distracción asegurada para muchísimas personas, lo mejor si no lo necesita es dejarlo fuera de la vista cuando trabaja. Existen aplicaciones que bloquean el móvil por un tiempo es una forma de asegurar no procrastinar con el aparato por lapsos de tiempo. Una de estas aplicaciones se llama Thrive Away y tiene esta función para evitar usarlo el celular con un bloqueo temporal.

Tengamos en cuenta que en el trabajo remoto la autonomía es fundamental y depende de uno no mismo, si sabemos que nos distraemos fácilmente utilicemos tecnología para evitarlo. Puedes usar esta aplicación u otra similar para tu móvil

  • Otra clave es utilizar la técnica pomodoro, que ayuda a gestionar en bloques de tiempo una tarea y es una buena manera de mantener el foco. Puedes utilizar un temporizador para estar concentrando en este bloque de tiempo y así realizar la tarea. En esta técnica consiste en trabajar en intervalos temporales de 25 minutos, luego de ellos se toman 5 minutos de descanso. Al haber completado cuatro intervalos de 25 minutos se hace una pausa más prolongada de unos 20 minutos o más.
  • Asimismo, en el trabajo remoto es esencial evitar el multitasking. Es difícil hoy mantener el foco y es parte de re-aprender a gestionar en forma autónoma el trabajo diario.  Cuando se está concentrado en una tarea y se pasa a hacer otra de golpe, volver a hacer esa tarea que demandaba concentración de la misma forma no es posible porque se pierde el foco y toma tiempo volver a concentrarte. y hasta se llega a perder el hilo de lo que se estaba haciendo.

Hacer esto, además, nos produce un gasto mental de energía innecesario, y lo que es peor aún nos alarga los tiempos para terminar la ejecución de una tarea.

Una tarea a la vez y vamos a incrementar la productividad sin sobrecargas ni distracciones.

La productividad remota está dada por prácticas inteligentes que hacen más eficiente nuestro tiempo. Es una habilidad más que se desarrolla  con el conocimiento de técnicas, aplicación continua y con disposición personal para lograrlo.

Por ende, prepararse y entrenar diariamente es la forma de fortalecer e interiorizar la productividad remota para tener organizaciones eficientes y eficaces en la era digital. 

  • Para dejarme un comentario o proponer temas para el Blog, suscríbete a mi lista en el botón a continuación.
  • Para formarte como líder digital y liderar equipos remotos de alto rendimiento ingresa en el Training online para líderes en trabajo remoto.
¿quieres incrementar el rendimiento y bienestar del trabajo remoto?

Te ayudamos a que tengas una empresa productiva y colaborativa, contacta ahora: