Deja de experimentar con el trabajo remoto

Llego el momento de profesionalizar el trabajo remoto en las organizaciones
By GABRIELA ORMEÑO GUZMÁN

By GABRIELA ORMEÑO GUZMÁN

Deja de experimentar con el trabajo remoto

El trabajo remoto ha estado “escondido” durante mucho tiempo. Esto es así, porque se suponía un privilegio de quienes se encontraban en el sector de tecnología mayormente. El desarrollo de software fue, sin dudas, el rubro donde rápidamente se constituyó como una modalidad de trabajo “natural”, y donde se adquirió con mayor naturalidad el mindset de la gestión de personas a distancia.

Hoy decir trabajo remoto, teletrabajohome office, y sus derivados, es cosa de todos los días. De un momento a otro esta modalidad de gestión de personas a distancia se convirtió en la única posibilidad de trabajar en muchísimas compañías, esta vez producto de una pandemia global.

Este momento histórico el trabajo remoto, además, se ve impulsado por el avance exponencial de las tecnologías.

Aquí encontramos 2 componentes a los que empresarios, líderes y colaboradores están expuestos más que nunca, 1: el trabajo remoto que para funcionar esta mediado por 2: la tecnología. Estos dos componentes en conjunto proporcionan una mayor “eficiencia” en los procesos de las empresas y son también un shock para muchas organizaciones en su forma de “hacer las cosas”.

Pero, aunque hoy el COVID-19 haya acelerado el trabajo remoto, se habla en los medios de el “gran experimento social”.

Considerar el trabajo remoto como un experimento es despojarlo de su esencia: es una modalidad de trabajo a distancia.

Y cómo tal, tiene que gestionarse de forma profesional por personas preparadas y no como un experimento. Esta modalidad se expandió con mayor fuerza en la década del 90. Con lo cual vamos camino a los 30 años de trabajo remoto en el mundo. Existen prácticas, metodologías y tecnología adecuada para el home office, probada y utilizada en pequeñas y grandes empresas.

Habiendo trabajado en empresas del rubro tecnológico, también debo ser franca y comentarles que el trabajo remoto no siempre fue bienvenido y que cuando lo implementé también hubo que sortear obstáculos diversos. Esto es una muestra de que, en toda organización el teletrabajo requiere de una gestión profesional y know how para hacerlo de forma segura y responsable.

El teletrabajo sumerge en desafíos a las empresas e impacta en muchísimos órdenes de la vida organizacional, así como en el ámbito social a nivel mundial:

Desafíos de la gestión a distancia nivel organizacional:

  • Sobre todo, implica un cambio cultural en la forma de ver al colaborador y la confianza que se deposita en él, y por ende de la forma en la cual se “hacen las cosas” en la organización.
  • El trabajo remoto acelera la digitalización de procesos internos.
  • Genera mayor visibilidad de los puestos que aportan valor de los que NO.
  • Genera el éxodo del talento que no es correctamente gestionado, el cual “huye” de las empresas que no saben cómo trabajar con las personas a distancia.
  • Genera la necesidad de trabajar con nuevas metodologías de trabajo.
  • Dependiendo del sector e industria, puede llegar a trabajarse en forma bastante asincrónica -es decir, de forma no inmediata- dejando una mayor autonomía a los colaboradores. Esto dependerá de la cultura y de cuan profesionalizados estén los procesos y las personas de la compañía con respecto a esta práctica.
  • Requiere re-capacitar a los líderes y colaboradores en forma urgente para que trabajen profesionalmente de forma remota con las habilidades colaborativas, y demás competencias blandas que se requieren para ello.

La lista sigue.. pero creo que con estos desafíos tenemos una muestra del trabajo por hacer en las organizaciones, por lo cual no es un experimento el trabajo remoto. Cambia la forma de hacer negocios en las empresas.

Desafíos del trabajo remoto A nivel sociedad:

  • Expone la falta de legislación acorde para poder gestionar esta nueva “flexibilidad en la gestión de las personas”. Aunque no es nuevo el trabajo remoto -como vimos, llevamos varias décadas haciéndolo- parece ser que es un descubrimiento para muchos, lo cual muestra que hay un GAP que resolver con urgencia. Es necesario, en este sentido, que se abra al debate urgente leyes que cuiden a colaboradores y empresas para tener reglas claras para ambas partes.
  • Pone en jaque a los sindicatos que ven diluidos su poder al tener trabajadores distribuidos, por un lado, y por otro lado debido a la amenaza de la automatización que hoy se ve acelerada por el fenómeno de la robotización y la digitalización.
  • A muchos profesionales el trabajo remoto les brinda la posibilidad de una mejor calidad de vida. La cual depende de cuan capaces sean de administrar bien su tiempo, de trabajar asincrónicamente, y de disfrutar de estar más consigo mismos. Todo esto es un desafió para la mayoría de personas que pasaron de golpe de estar en la oficina a estar en sus casas trabajando.
  • Nos invita urgentemente a cambiar el sistema educativo -esto lo digo siempre y no me cansaré de repetirlo- para formar individuos con capacidades de comunicación, de análisis, de empatía y otras habilidades imprescindibles para el trabajo remoto y para la era digital en la cual hoy no hay materia alguna y las cuales deben ser trabajadas desde el ámbito educacional en sus primeras etapas.
  • Las empresas potencian las aptitudes de los colaboradores y ayudan a las generaciones a poder desarrollarlas, a poder evolucionar. Las empresas no educan a niños y jóvenes.
  • Hay muchas otras competencias a desarrollar de parte de los individuos para con el trabajo remoto y que son también una responsabilidad personal:

Entre las que destacó el aprendizaje continuo, la flexibilidad y una capacidad de mirar sin prejuicios lo nuevo y lo diverso como gen base para una cultura del trabajo remoto exitosa.

Aprender a trabajar a distancia sin subestimar el valor de formarse y entrenarse es una inversión que tiene un retorno asegurado en la era digital.

Esta pandemia acelero procesos que ya estaban en camino de ser adoptados por cada vez mayor cantidad de organizaciones, uno de estos procesos es hoy el trabajo remoto.

Muchas personas están padeciendo el trabajo remoto porque estamos en cuarentena, con aislamiento social. Justamente el trabajo remoto brinda esa libertad y movilidad que hoy no tenemos y retornará a nuestras vidas. Porque la pandemia pasará y estas prácticas a distancia han sentado bases muy sólidas en la sociedad al haber demostrado que en muchos lugares se puede trabajar a distancia.

No significa que las empresas con oficinas vayan a desaparecer, por lo menos no tan rápido como pensamos. Significa que se deberán transformar para no perecer en la era digital y deberán dejar de experimentar para pasar a profesionalizar el trabajo remoto.

Sin dudas, hay muchísimo por mejorar en el entorno a nivel empresarial, social e individual lo cual requiere llevar a un nivel de excelencia esta práctica para poder ser protagonista en la era digital.

  • Para dejarme un comentario o proponer temas para el Blog, suscríbete a mi lista en el botón a continuación.
  • Para formarte como líder digital y liderar equipos remotos de alto rendimiento ingresa en el Training online para líderes en trabajo remoto.

 

¿quieres incrementar el rendimiento y bienestar del trabajo remoto?

Te ayudamos a que tengas una empresa productiva y colaborativa, contacta ahora: