¿Cómo socializar en remoto?

Socializar en forma remota es clave para tener empresas con vínculos fuertes y personas comprometidas. Descubre cómo lograrlo.
By GABRIELA ORMEÑO GUZMÁN

By GABRIELA ORMEÑO GUZMÁN

¿Cómo socializar en remoto?

Los entornos distribuidos tienen un denominador común y es la distancia física entre los colaboradores de toda la organización. Aquí las relaciones son mediadas por la tecnología, y como tal, generan desafíos y al mismo tiempo la necesidad de aprender a conectar con las personas a través del aprendizaje de habilidades soft. Las cuales en muchos casos se encuentran adormecidas en las organizaciones. 

Estas habilidades soft están vinculadas con la empatía, la capacidad de escucha y con la asertividad. El trabajo distribuido pone en juego las habilidades comunicacionales de todas las personas que trabajan en remoto.

Cuando mencionó que las habilidades soft se encuentran adormecidas en las empresas es porque en muchas ocasiones las organizaciones operan en piloto automático en cuanto al contacto diario con sus colaboradores. Esta forma de actuar se internaliza de forma tal que se vuelve inconsciente y cuando ocurre el pasaje del trabajo presencial hacia modalidades remotas o híbridas se producen cortocircuitos comunicacionales.

Por ello, vamos a revisar algunas prácticas para que puedas desarrollarte mejor en forma individual, y en el caso que ocupes un cargo de liderazgo para que puedas generar lugares de trabajo más conectados.

Distancia vs aislamiento 

Se habla mucho de que la distancia aísla a las personas en el trabajo distribuido. Sin embargo, el trabajo remoto no significa que las personas estén distanciadas emocionalmente. El distanciamiento físico no es distanciamiento emocional y ahí es donde se debe trabajar. 

El trabajo remoto viene a colocar en el centro y a poner de manifiesto la carencia de habilidades que las personas tienen para relacionarse y comunicarse de forma clara, constructiva y empática.

Normalmente, en la oficina muchas personas pensaban que el acto de saludar o de estar en una reunión sin opinar era sinónimo de sociabilizar. Estar presentes era sinónimo de estar cumpliendo “con estar ahí”. 

  • Pero he aquí que el trabajo remoto nos expone a tener que relacionarnos de forma intencional y a poner de forma voluntaria lo mejor de cada uno. 

Lo que las organizaciones y líderes deben considerar es que se debe cambiar la forma de comunicarse. Ser premeditados puede ser difícil de llevar adelante para muchos colaboradores que debieron pasar a trabajar apresuradamente de una forma intencional a la cual no estaban acostumbrados. Esto provoca en muchas personas incomodad y una exigencia que los deja exhaustos al no tener la formación adecuada.

Incómoda para muchos colaboradores estar frente a una cámara prendida donde se observan claramente los rasgos faciales y en donde se nota si no se presta atención. Donde en una reunión el silencio se vuelve más molesto porque no se sabe qué decir. En estos entornos, cuando no hay preparación, una crítica que podría pasar como un comentario más se percibe como una agresión. Sin embargo, si esa misma crítica se hubiese realizado en forma personal tendría otro impacto y otra forma de interpretarse.

Aprendiendo a gestionar un trabajo más sofisticado 

El trabajo remoto es trabajo es trabajo sofisticado y requiere que seamos emocionalmente mucho más inteligentes y perceptivos que en el trabajo cotidiano “face to face”.

Claves para socializar en remoto

Una de las primeras claves que ya dejé entrever anteriormente es esta intencionalidad para expresar sentimientos, ser empáticos y asertivos. Lo cual implica desarrollar una escucha activa y no confrontativa. 

Para ello, hay que ser conscientes de que se deben provocar las interacciones que antes ocurrían en la máquina del café, o en los pasillos de forma espontánea. 

Aquí aplica una frase que repito a menudo y que es “no todo es trabajo en el trabajo”. 

Lo sabemos, porque el trabajo es un lugar de socialización, de construcción de vínculos y quienes hemos trabajado en organizaciones durante más de una década y media sabemos que estos vínculos nos han permitido crecer y desarrollarnos profesionalmente. Así como construir alianzas, hacer amigos y les ha permitido a muchas personas formar pareja y construir familias.

Por ello, para los negocios, para construir confianza y para la vida, es clave que se provoquen estos encuentros con la ayuda de la tecnología.

El trabajo remoto llego para quedarse, los modelos híbridos serán los que tendrán una mayor difusión en todo el mundo y el trabajo remoto irá ganando terreno a nivel global. Por lo cual es clave entender cómo socializar en forma remota con profesionalismo y empatía.

La tecnología, como mencionó frecuentemente, es un puente y está disponible para trabajar y para socializar. Ambas, tecnología y socialización son compatibles. 

Ninguna empresa que se precie de ser “remote first” impedirá que sus colaboradores se reunían en una charla de café virtual, ni zoompleaños, ni charlas informales. Es más, las alentará y las fomentará porque entenderán lo importante de estos vínculos para el bienestar, la mejora de la experiencia del empleado en la era digital.

Además de estos encuentros más casuales, la organización deberá implementar prácticas corporativas para realizar actividades de integración. Existen múltiples maneras de llevarlas adelante, aquí lo relevante es tenerlas en el mapa de actividad de las empresas.

Construyendo vínculos remotos

Además, el líder deberá generar espacios para el trabajo en equipo y vínculos extra laborales. En la socialización laboral esto es clave ya que se construye confianza. Estas reuniones deben estar gestionadas con calidad y humanidad sin excepción.

El networking, también es parte de la socialización, aquí también se construyen vínculos de trabajo y amistades. Es interesante explorar espacios como LinkedIn para interactuar y compartir información de interés, así como otras redes o grupos que son una opción para estar conectados con pares y colegas. 

El mundo no tiene fronteras. La organización del presente y del futuro es híbrida y como tal tendrá que saber integrarse en las redes que son parte de la vinculación entre las personas en la era digital.

El trabajo remoto y presencial serán cada vez más un “blended”, por lo cual el saber socializar online y offline será una característica de esta era que transitamos.

Todo esto se entrena y aprende. Las organizaciones que abracen esta forma de gestionar el talento tendrán personas con mayor bienestar emocional sin dudas y mucho más comprometidas con sus trabajos. 

Quienes tengan la posibilidad de encontrarse en persona podrán destinar algún momento para tener un encuentro casual, un after office face to face. Si bien ahora es cada vez mayor el trabajo multi país, podrán llevar este after office al modo remoto cuando no puedan reunirse en algún momento del año.

Potenciar las amistades y vínculos a distancia puede generar grandes frutos para ambas partes. Hoy viajar es accesible y las invitaciones de colegas van a surgir cuando dispongan de la posibilidad de hacerlo, así como la concreción de nuevos proyectos y networking multicultural.

Cultiva tus relaciones

Construir relaciones es como regar una planta todos los días. Un poco de sol y agua ayudarán a que sean relaciones recíprocas y con vínculos emocionales fuertes. En la era digital reemplazamos el sol y el agua con interacciones intencionales y regulares.

La distancia hace que tengamos que realizar un esfuerzo consciente por acercarnos al otro. Por eso el trabajo remoto debe ser profesionalizado para que las empresas puedan ayudar a las personas a disfrutar de sus ventajas.

Quienes llevamos adelante la gestión y transformación del trabajo remoto en empresas de forma correcta sabemos que este proceso de maduración lleva tiempo. Alcanzar esa madurez implicará que las relaciones y el trabajo a distancia fluirán de forma genuina intencional y recíproca.

Qué hacer si no tienes líderes o colaboradores entrenados

El detectarlo es un primer paso primordial, muchas empresas creen que no es prioritaria una formación en habilidades remotas o que sus líderes y colaboradores “aprenderán solos” a desarrollar sus habilidades blandas.

  • Y es aquí donde surgen los conflictos, la desconexión, la soledad, y el aislamiento por esta falta de acompañamiento y formación. Además, el coste es muy alto a nivel productividad y termina expulsando el talento calificado de esas empresas.

Si se detecta la necesidad, capacitar y entrenar a tus equipos para desarrollar técnicas y habilidades que les permitan construir mejores relaciones en el entorno digital es clave. Puedes contactarme aquí si deseas que te apoye en tu organización.

Entonces hay que entender que la socialización es sinónimo de una excelente comunicación. En ámbitos remotos hay un nivel de sofisticación elevado de relacionamiento. El cual debe tener un liderazgo preparado y equipos entrenados para poder recibir y ser capaces de brindar feedback, de compartir experiencias y emociones de forma empática, fluida, abierta y sin prejuicios.

Esto se vuelve cada vez más relevante con la multiculturalidad que estamos teniendo al trabajar con compañeros de todo el mundo. Aquí será un desafío mucho mayor el poder integrarse con personas de otras latitudes. De modo que, si las personas no saben comunicarse bien puertas adentro de la empresa, entonces les costará mucho más hacerlo hacia afuera. 

Por ello es importante que las empresas lo tomen en cuenta y formen a sus colaboradores.

Atrae el talento 

Estamos en un mundo híper conectado y competitivo y las empresas que lleven la delantera tendrán un talento mucho más comprometido emocionalmente. Convirtiéndose así en atractores del talento que otras empresas descuiden por falta de relacionamiento de calidad en el entorno virtual.

Recordemos que somos seres sociales y como tal, las experiencias deben ser enriquecedoras de igual forma que lo son presencialmente para generar emociones positivas y vínculos en el entorno remoto. 

Las herramientas

Qué herramientas utilizar para esto. Aquí las videollamadas o videoconferencias son las estrellas de la socialización, dado que poseemos más información de contexto de la persona podemos ver y oír lo que nos transmiten, por lo cual es la primera que recomiendo, aquí tienes más información sobre las videoconferencias que te serán de utilidad.

Otras herramientas son las calls, es decir las llamadas, que también nos permiten tener una conexión por voz, en donde no podemos ver a la persona, pero aún contamos con el tono de la voz para poder percibir como está el otro.

Además, se pueden utilizar herramientas como la mensajería instantánea donde encontramos a Skype, Slack o WhatsApp, entre otras, a través de las cuales se pueden compartir charlas cortas o tener grupos afines a ciertos temas.

Recomendaciones 

Algunas recomendaciones a la hora de comunicarse para socializar en forma armónica es entender que la comunicación cambia en el contexto remoto y que un chat puede tener una intención, pero quien lo recibe puede interpretarlo de forma diferente. 

Por ello, utiliza siempre que puedas la videoconferencia o videollamada para dar feedback constructivo y ser empático con quien tienes enfrente. 

Aprovecha las herramientas tecnológicas para crear canales que sean “off topic” del trabajo, como un canal de libros, de mascotas, viajes, aquí la intención es conectar y conocerse para socializar. 

Entonces, para comenzar a desarrollar la socialización remota en tu organización ten presente estos puntos en tu gestión:

  • Desarrollar las habilidades soft como la empatía, asertividad y escucha activa es clave para tener una fuerza de trabajo comprometida y conectada.
  • La socialización requiere un esfuerzo intencional para lograr una comunicación genuina con el otro.  
  • Muchas personas van a necesitar entrenamiento y capacitación porque esto requiere despertar habilidades que estaban adormecidas.
  • La socialización a distancia necesita personas emocionalmente inteligentes y por ello es importante acompañarlas con un liderazgo entrenado en habilidades remotas.
  • Es muy útil llevar adelante el networking para socializar y construir relaciones profesionales fuertes.
  • La videoconferencia es la forma más completa para generar conexión con el otro.
  • Ten presente que no todo es trabajo en el trabajo, los vínculos se construyen con interacciones que implican compartir emociones, experiencias y momentos informales.
  • Utiliza conversaciones genuinas y positivas informales junto con las de trabajo diariamente, ya que construyen cultura y vínculos fuertes en el trabajo, así como una experiencia del empleado de calidad. 
  • Las organizaciones que tomen en cuenta de forma profesional la gestión de la socialización remota tendrán talento comprometido emocionalmente con su cultura y serán capaces de atraer el talento global.
¿quieres incrementar el rendimiento y bienestar del trabajo remoto?

Te ayudamos a que tengas una empresa productiva y colaborativa, contacta ahora: